buenos aires

El tiempo es relativo

“La arquitectura tiene tiempo, pero el tiempo es relativo, fluctuar… No se trata de entender el tiempo como duración. La necesidad de destrucción que pesa sobre algunas obras construidas forma parte de esta relación con el tiempo. (…) La destrucción es una aceleración del tiempo, y el construir, en realidad, también lo es. La solución para relacionarse con el tiempo no es hacer cosas indestructibles”.[1]

Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (1)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (2)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (3)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (4)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (5)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (16) Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (15)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (7)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (12)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (8)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (14)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (13)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (11)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (10)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (6)
Predio Ferrocarril Abandonado Santos Lugares Buenos Aires (9)

¿Qué es lo que tiene la ruina de estimulante y atractivo? ¿El pasado que se aparece o la causa del abandono? Siempre lleva y acarrea una reflexión. Un ir y venir entre lo que ocurrió y lo que ocurre. Su posible esplendor, aquellos años de tráfico y gritos. El rastro de nuestro tren, que hoy no es ni una mínima parte de lo que era. Mirando la antigua estación nos encontramos pensando y reflexionando cuál habría sido el plan del hombre que la diseñó y qué pasaría si hubiese sabido como terminaría. Un desarrollo que no desarrolla, que retoma un inicio empastado. Una nostalgia de un tiempo no vivido que aparentaba más prometedor que el actual, el que dispara toda una sociedad, cultura y estado económico global. Una dicotomía entre naturaleza y construcción. Hay naturaleza, se la aparta, se construye y luego sin mantenimiento es la naturaleza quien reafirma su posición como ama y señora. Comienzan a convivir y mezclarse buscando un punto de encuentro, un nuevo estado que no es ni natural ni construido, un montaje entre ambas situaciones dando forma a ese aura que lo rodea.

Y, es que a veces es necesario y hasta vital … contemplar, pensar y reflexionar.

Santos Lugares, Buenos Aires. (y tantas otras estaciones abandonadas)


[1] MIRALLES ENRIC. EMBT 2000-2009, continuidad después de la vida – ‘Reflexiones sobre el proyecto [Entrevista a Enric Miralles]‘ , El Croquis 144, Madrid, 2009.